¿Qué es la Gran Renuncia que ha aparecido en el mundo laboral?

La gran renuncia: Los empleados huyen de sus empresas

Si te gusta este post ¡Compártelo!

La Gran Renuncia, o Gran Dimisión, es un fenómeno popularizado en julio de 2020 en Estados Unidos, justo después de la primera ola del Covid-19. El término comenzó a ser acuñado por Anthony Klotz, profesor de gestión en la Mays Business School de la Universidad de Texas A&M. Utilizó este término en mayo de 2021 para referirse al éxodo masivo de los empleados de sus puestos de trabajo fijos. Curiosamente él mismo abandonó la Universidad de Texas por la UCL School of Management de Londrés en mayo de 2022.

La pandemia que hemos vivido desde principios de 2020 ha tenido mucho impacto en nuestras vidas. En el mercado laboral también. Los cierres de muchos negocios provocaron despidos y los ya conocidos ERTE, palabra que lamentablemente se generalizo en nuestras conversaciones. 

Pues paradójicamente esta situación vivida provocó que millones de estadounidenses insatisfechos con su trabajo, renunciaran a él y a su salario. Esto se ha extendido rápidamente por el resto del mundo y los sectores más afectados han sido la alimentación, fundamentalmente el campo, la hostelería y el comercio al por menor. En España también se están viendo afectados por este fenómeno el sector de la construcción.

Vayamos con más datos. En abril de 2022 la Seguridad Social registró el mayor número de bajas voluntarias de personas con contrato indefinido desde que se hace seguimiento a este dato, 2001.  5.467 trabajadores hastiados con su empresas y su trabajo, decidieron dejarlo. Pero en España, como estamos lamentablemente acostumbrados, los líderes de opinión dedican más tiempo a quitarle hierro al asunto que a promover soluciones.

Causas de la Gran Renuncia

Es recomendable que si os interesa este tema os leáis el artículo publicado en septiembre de 2021 por McKinsey llamado “¿’Gran Desgaste’ o ‘Gran Atracción’? La decisión es tuya“. En una encuesta que realizaron en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Singapur, el 40% dijeron que era algo probable que renunciaran a su trabajo en los próximos tres a seis meses. El 18% de los encuestados dijo que sus intenciones eran casi seguras.

 

Un dato a tener en cuenta es que el 40% de las personas que habían renunciado a su trabajo, lo habían hecho sin una nueva oferta de trabajo. Curiosamente en el colectivo de los sanitarios el porcentaje se eleva al 42%.

La encuesta de McKinsey pone en relevancia algo de lo que todos nos hemos dado cuenta. La flexibilidad, con el teletrabajo a la cabeza, es realmente importante. Considere algunos hallazgos significativos. Entre los empleados que dijeron que no era probable que renunciaran, la razón principal para ello del 65% era que les gustaba el lugar donde vivían. Pero entre los encuestados que aceptaron nuevos trabajos en nuevas ciudades durante los últimos seis meses, casi el 90% no tuvieron que mudarse.

Por último, otro tema que deja de relevancia esta encuesta es que las empresas no se enteran mucho de lo que pasa por la cabeza de sus empleados. Estas piensan que sus empleados renuncia fundamentalmente por el salario, la conciliación familia y la salud física y emocional. Estos problemas eran importantes para los empleados, pero no tanto como los empleadores pensaban. 

En cambio lo tres factores principales que los empleados mencionaron como motivadores para renunciar a su trabajo fueron no sentirse valorados por su  empresa (54%) o por sus gerentes (52%) o porque no tenían un sentido de pertenencia en el trabajo (51%), lo que podemos denominar desapego.

El empleado está asqueado

Cualquier jefe podría llegar a la rápida y errónea conclusión de que esto le pilla lejos. Incluso puede haber grandes argumentos. Parece que son las personas menos cualificados los que renuncian más rápido a su trabajo. Ese trabajador menos cualificado no quiere hacer su trabajo y el problema es que hace un trabajo más que necesario para que todo funciones.

Si un camarero no sirve la mesas no servirá de nada tener un gran cocinero o los mejores pinchos de la ciudad, si un jornalero no vendimia no servirá de nada el esfuerzo de tener las mejores vides y haberlas cuidados durante meses. Así podría tener mil ejemplos.

Tampoco serviría tener los mejores productos del mundo si tengo a mis administrativos haciendo tareas repetitivas, laboriosas, cansadas para vista y manos, y de poco valor. Por eso pensamos en Harpia que hay que darle buenas herramientas a los empleados para que las automaticen, se olviden de ellas y puedan hacer tareas de más valor para las que nunca tienen tiempo. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres conocer nuestro software?

Facilítanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para hacerte una demo y conocer tus necesidades.

RPA

El cuadrante mágico de Gartner de RPA en 2022

Como todos los años, Gartner, consultora estadounidense de analistas y de investigación de mercados de tecnologías de la información, publica el Cuadrante Mágico de Gartner